Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Posted by on Oct 2, 2017 in Consejos, Destacados | 0 comments

La almohada: El elemento más personal e importante para un buen descanso

La almohada: El elemento más personal e importante para un buen descanso

A la hora de pensar en el descanso lo primero que nos viene a la cabeza es si tenemos un buen colchón, dejando olvidada la almohada. Un error más habitual de lo que parece, dado que la vemos como un mero complemento a la hora de dormir.

Para intentar corregir esta mala creencia deberemos partir de que colchón, somier y almohada tienen la misma importancia. De hecho, es tan fundamental para nuestra salud que los expertos recomiendan irse de vacaciones con ella.

Por ello, este elemento tan personal debe elegirse con unos criterios determinados, deberemos usar una u otra dependiendo de la complexión y postura para conciliar el sueño. De ahí, que en muchos hoteles ya tengan a disposición de sus clientes una carta con tipos de almohadas.

Incluso, si compartimos cama con la pareja es conveniente que cada uno tenga su almohada, ya que las necesidades seguramente no sean las mismas, y debemos asegurarnos de que ambos mantienen cabeza, cuello y columna vertebral alineadas.

Por lo tanto, será de suma importancia dedicar tiempo en la elección de la almohada más adecuada para cada uno de nosotros. Para ello, deberemos tener en cuenta los siguientes aspectos para que nuestra almohada sea perfecta:

Ancho de la almohada
  • Deberá ser más ancha que el tamaño de los hombros.
Grosor de la almohada en función de la postura al dormir
  • Menos de 10 cm de grosor si la postura más habitual a la hora de dormir es boca abajo.
  • Entre 10 y 13 cm será la almohada más adecuada para dormir boca arriba.
  • A partir de 15 cm si dormir de lado es lo más frecuente.
Relleno
  • Fibra: Este material es perfecto por ser transpirable, fresca, blando y fácil de lavar.
  • Viscoelástica: Se adapta a la postura y temperatura de cada persona. Una opción muy recomendada para las personas que suelen tener problemas musculares.
  • Látex: La más indicada para personas más corpulentas, por ofrecer una mejor sujeción de la cabeza. También perfecta para las personas que duermen de lado.
  • Pluma: Son blandas y esto las convierte en la opción perfecta si duermes boca abajo. Aunque no será recomendable para personas con alergias, robustas o que se mueven mucho a la hora de dormir.

Una vez que nos hayamos decidido por una u otra, deberemos mantenerla limpia y renovarla cada 5 años. Además, será conveniente que la ventilemos y le demos vuelta una vez a la semana.

De esta forma, conseguiremos tener un descanso totalmente reparador, y evitaremos problemas de espalda y cervicales.

Almohada