Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Posted by on Feb 3, 2017 in Curiosidades, Destacados |

Un viaje solar a Rjukan

Un viaje solar a Rjukan

Efectos visuales, emocionales, biológicos… es bien sabido por todos la importancia que tiene la luz natural para nuestras vidas, por ello ni el mayor de los obstáculos es capaz de interponerse entre esta gran fuente de energía y las personas.

Rjukan

Un claro ejemplo es Rjukan, un pequeño pueblo de 3.500 personas al sur de Noruega. Rodeados de montañas y residiendo en un profundo valle, los habitantes sólo recibían luz solar durante seis meses al año, y ante esta situación tuvieron que idear un nuevo modelo de iluminación natural.

La solución llegó de la mano de uno de sus habitantes, Martín Andersen, quien instaló en 2013 tres espejos a 400 metros sobre el nivel del pueblo. Estos espejos permiten reflejar la luz solar hasta la plaza central de Rjukan (600 metros cuadrados) y recibir el 90% de la luz que se obtendría directamente del sol.

Y puestos a idear, Andersen no se centró en unos tradicionales espejos, sino que además implantó su faceta ecológica en ellos, evitando que produzcan ningún tipo de residuo y, siendo a su vez, capaces de obtener su energía a través de placas solares.

Este proyecto ha sido en todos los sentidos una gran inversión para el pueblo, no sólo por la luz del sol que reciben, sino porque además, en 2015 la UNESCO nombró a Rjukan patrimonio de la humanidad.

Con todo ello, los habitantes del pueblo han visto incrementado su nivel de vida, tanto por el aumento de luz desde la creación de los espejos, como por el número de visitas turísticas que reciben al año.

Rjukan

Rjukan